Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

5 Consejos para ser Positivo

5_Consejos_para_ser_Positivo

¿Todas las persona que se cruzan en nuestra vida nos aportan lo mismo? Aprende a ser una persona con actitud positiva entre los que te rodean.

Personas. Esos seres humanos que conviven con nosotros. Miles de individuos que se cruzan en nuestra vida. Vivimos rodeados de dos tipos de personas: las que te dan gasolina y las que te la quitan. Las que te dan gasolina son personas positivas, con tanta energía que te contagian con su optimismo y ven la botella medio llena. Las que te quitan gasolina son aquellas personas negativas que sólo te cuenta sus problemas, que nada les parece bien y siempre están criticando a los demás. ¿A qué tipo de persona te acercarías? Te aconsejo que te alejes de la gente tóxica, gente que no te aporta nada. Quédate con la gente saludable, gente de la que vas a aprender mucho y te hará sentir mejor.

¿Y tú? ¿Qué tipo de persona eres? Si quieres llegar a ser una persona positiva te indico cinco consejos muy sencillos que debes seguir:

1.- Dedica tiempo a ti mismo.

Aunque el ritmo de vida que llevamos nos hace no parar ni un momento y tener siempre mil cosas que hacer, es necesario que te dediques el tiempo que necesites para hacer las cosas que te gustan. Recuerda que el tiempo es oro, y tu tiempo vale mucho. Por ejemplo, haz 30 minutos diarios de ejercicio físico, date un baño relajante, cómprate ropa que te siente bien, escucha música que te guste, cámbiate por fin la montura de las gafas… Sólo si tú te sientes bien contigo mismo podrás transmitir esa autoestima positiva a los demás y ellos te la devolverán. Es lo que llamamos efecto espejo.

2.- Cuida tus sentimientos.

Está muy de moda la inteligencia emocional pero considero que antes de adentrarnos en ese amplio campo debemos equilibrarnos emocionalmente nosotros mismos como persona. ¿A qué me refiero? A aprender a contrarrestar los sentimientos negativos (tristeza, miedo, enfado…) con los sentimientos positivos (alegría, curiosidad, placer…). Una de las características de nuestra sociedad es la “crítica” a los demás por envidia, sin importarnos si conocemos el tema o no. La cuestión es criticar. Diferente sería si fueran críticas constructivas, sabiendo de qué estamos hablando con la intención de mejorar ese tema en concreto. Pero no. La mayoría de las veces se trata de críticas destructivas. “¡Seguro que conoce a alguien importante en la empresa!” “Claro, como gana más dinero que su marido”. Estos son algunos ejemplos cotidianos que seguro hemos dicho en voz alta. Pues bien, no critiques a nadie, piensa primero por qué la otra persona ha hecho o ha dicho esto o aquello. Por contra, alégrate de las cosas buenas que le pasa a la gente de tu alrededor y, por qué no, házselo saber, no tengas vergüenza. Mejorarán tus sentimientos y, en consecuencia, tus relaciones.

3.- Cree en algo.

Todos tenemos sueños e ilusiones. Recuerda la famosa frase de Martin Luther King en su discurso desde las escalinatas del Monumento a Lincoln durante la Marcha en Washington por el trabajo y la libertad. Nada más y nada menos que delante de  300.000 personas: “I have a dream” (Yo tengo un sueño). Márcate un propósito real a medio plazo y lucha por conseguirlo. Rodéate de las personas que te puedan ayudar a conseguirlo y después comparte tu triunfo con ellos.

4.- Agiliza tu mente.

Estudia un tema que te interese. ¿Conoces la teoría de las 10.000 horas? Son las horas que necesitas para convertirte en un experto. Cuando algún tema te interese o te apasione empieza un ciclo: estudia, aprende, aplica, evalúa y vuelve a empezar. A parte de aprendiendo, también puedes agilizar tu mente usando tu mano menos diestra, distrayéndote con juegos de preguntas y respuestas, cambiando de rutina o haciendo la lista de la compra mentalmente y no en un papel. Incluso puedes aprender una habilidad nueva como cocinar o cuidar tu jardín. Si en tu caso, eres un apasionado de la lectura, puedes leer en cualquier momento del día. Yo llevo un libro siempre encima. Con la comodidad de los libros digitales puedes llevar una auténtica biblioteca encima, aunque tengo que confesar que aún soy un romántico del libro en papel. Puedes leer esperando el metro, tomándote un café, cuando vas al baño… no es preciso marcarse la hora de leer en la cama antes de dormir. Te recomiendo que alternes la lectura de novelas con libros temáticos y libros de realización personal. También tienes la opción de mirar vídeos interesantes. ¿Y quieres un consejo? No veas la televisión, te contaminarás. Ni se te ocurra sentarte en el sofá a ver “que echan por la tele”.

5.- Sonríe y ríe.

Aparte de ser un tratamiento eficaz contra las arrugas, al sonreír se ponen a trabajar unos 12 músculos faciales y otros del pecho y del abdomen. Además provocas 20 beneficios sociales como por ejemplo comenzar el día de forma agradable o contribuir a relajarte. Recuerda el efecto espejo. Si saludas a una persona y le sonríes, lo más seguro es que la otra persona también te sonría. Si además, la saludas por su nombre estás consiguiendo lo máximo. Sin más esfuerzo estás mejorando tu relación con ella y contigo mismo.

Como puedes ver, son cinco sencillos consejos que no cuestan dinero. No esperes más para ponerlos en práctica, empieza hoy mismo. En pocos días empezarás a disfrutar de sus beneficios. El más importante: te vas a convertir en una persona positiva.

Recuerda que estos aprendizajes de vida son para que mejores y crezcas como persona. Pero no olvides que tienes la obligación de enseñarle todo esto a tus hij@s porque son las personas que más te importan y debes prepararlas, ya no para el futuro, sino para el presente.