Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

Descubre la Fórmula para tener Éxito en la Vida

como-tener-exito-en-la-vida

La gente se pregunta por qué no tiene éxito en la vida. Descubre cómo tener éxito en tu vida con una fórmula de mierda.

La vida de las personas es un paréntesis en la línea del tiempo del universo. Tenemos un principio y un fin, pero existe un “antes” y un “después” de nosotros.

Como individuos que formamos parte de un grupo, nos han educado en una sociedad marcada por un estilo de vida, unas reglas sociales y con una cultura y tradiciones que van pasando de generación en generación. ¿Es eso malo? En absoluto. Pero cabe la posibilidad de que nuestra vida sí que se vea afectada por ello.

Es peligroso cuando entramos en un estado de pensamiento donde creemos que la vida es así, que es la vida que nos ha tocado vivir, que debemos actuar como lo hace la mayoría de la sociedad buscando su aprobación, que las “cosas” siempre se han resuelto de la misma forma y que no se pueden cambiar. Entonces  es cuando tenemos un problema.

Entramos en un zona peligrosa de acomodamiento que nos lleva poco a poco a apagarnos, a conformarnos con lo que tenemos, a esperar a ver qué nos depara el futuro, a que cada día de nuestra vida sea igual que el anterior, en definitiva y en el peor de los casos, a ir tirando.

La solución para no entrar en esta zona o, si es el caso, para salir de ella, se encuentra en la actitud ante la vida, elemento de grandísima importancia como ahora os voy a revelar: la fórmula del éxito, totalmente aplicable a lo que os quiero transmitir si queremos alcanzar una vida íntegra. Dicha fórmula, según Víctor Küppers, viene a decir que dicho éxito es la suma de la experiencia y el conocimiento multiplicado por la actitud, E = (Ex + C) x A. Analizamos esta afirmación con tres supuestos casos:

  • Puedes tener una gran experiencia en un determinado ámbito por todo el tiempo que le has dedicado a dicha actividad, pero haberte estancado por no actualizarte y no formarte constantemente. ¿Cuál es el resultado? El fracaso.
  • Por contra, si has acabado tus estudios pero aún no has acumulado suficiente experiencia, la misma que hace que el diablo sepa más por viejo que por diablo, tampoco se asegura el éxito, aunque tu actitud sea la adecuada.
  • Por último, puedes ser muy bueno en tu trabajo porque llevas muchos años en el mismo sector (experiencia) y has acumulado una serie de conocimientos por tu formación pero, ¿esto asegura que tus resultados sean exitosos? Dependerá de tu actitud, ya que si esta es negativa (dejadez, aburrimiento, pasotismo…) tus resultados serán negativos.

Llegamos a la conclusión de que para lograr el éxito se debe cumplir la fórmula con las tres variables adecuadas: años de experiencia, formación constante para tener los conocimientos requeridos y, la más importante, una actitud positiva. Pero pese a todo esto, ten cuidado. La fórmula del éxito se puede convertir en la fórmula de mierda porque todo lo multiplicado por mierda es igual a mierda.

Sencillamente debemos vivir con actitud. Tenemos la posibilidad de cambiar nuestra forma de vivir si es lo que deseamos. Pero ojo, eso no significa que vayamos a conseguirlo. Por el camino nos podemos dar cuenta que no queremos o que simplemente nos supera llevar a cabo ese cambio. Pero te voy a decir algo, no importa, siempre hay otra elección, otro camino a seguir, siempre hay otra actitud.

En el libro de Paulo Cohelo, “El camino del arco”, nos enseña esta gran lección para andar por el camino que nosotros elijamos:

  • El arco es la vida, dale toda tu energía.
  • La flecha es el intento.
  • El blanco es el objetivo a alcanzar.
  • La serenidad viene del corazón.
  • La elegancia se logra cuando se descarta todo lo superfluo y el arquero descubre la simplicidad y la concentración.

En una ocasión vi un video de Víctor Küppers en la que comentaba que quería irse de vacaciones. Su mujer le dijo que buscará un hotel cerca de la playa para pasar una semana de arena y sol. Él, entró en una conocida web y se puso a buscar. En unos minutos, ya había encontrado un hotel que le convencía por precio y por los comentarios de anteriores huéspedes, pero en la página web no aparecía ninguna foto. Cuando se lo comentó a su mujer, está dijo que ni hablar, que ella no se metía en un hotel sin haber visto las fotos primero. Así que envió un correo electrónico al hotel quejándose por la falta de fotografías en la web. El recepcionista, al leer el correo, le contestó de inmediato, disculpándose y argumentándole que el dueño estaba haciendo unas pequeñas reformas y que por ese motivo habían retirado las fotos de la página. Pero que no se preocupara, que ahora mismo recorría el hotel con su teléfono móvil y le enviaba fotos de todas las estancias. ¿Adivinas dónde pasaron las vacaciones?

Las cosas son como son pero siempre podemos escoger nuestra actitud.

Víctor Küppers

De pequeño, yo y mis hermanos pasábamos bastantes horas con mis abuelos. Para distraernos cuando ya estábamos cansados de jugar con la pelota o de montar en bicicleta, mi abuela jugaba con nosotros al parchís. Recuerdo que cuando ella y mi hermano pequeño jugaban solos, siempre ganaba él. Pero no por méritos propios o por suerte, sino porque mi abuela lo dejaba ganar. Resulta que si mi hermano perdía, se enfadaba. Era tan pequeño que no entendía que se trataba de un juego y que podías ganar o perder, siendo lo importante jugar y pasarlo bien. Yo, que era un poco mayor que él, me indignaba y se lo recriminaba a mi abuela pero ella siempre me decía que no importaba. Con esta pequeña anécdota quiero transmitiros que a veces la vida es como un juego: no podemos elegir las cartas, las fichas o el número del dado que queremos.

Recuerda que estos aprendizajes de vida son para que mejores y crezcas como persona. Pero no olvides el valor de transmitirlo tus hij@s porque son las personas que más te importan y debes prepararlas, ya no para el futuro, sino para el presente.

Maestro de Educación Primaria y Educación Física.

Suscríbete a nuestro Boletín

y llévate Gratis las “10 Ideas para Conectar” con aquellos que están a tu alrededor.





En nuestro boletín newsletters avisamos a nuestros suscriptores de nuevos contenidos, cursos y eventos. Prometemos no ser pesados ni hacer spam. Además para suscribirte deberás re-confirmar tu suscripción mediante un enlace que te llegará al email facilitado. Gracias.