Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

Saca Tiempo para Estar con tus Hijos

Sacar tiempo hijos

Vivimos en la sociedad de “no tengo tiempo” y nos olvidamos dedicárselo a los que más queremos. Aprende a gestionar tu tiempo con 4 consejos aplicables desde ahora mismo.

Somos un generación sometida al mayor nivel de cambio de la historia. Es curioso que en temas informáticos y electrónicos estamos sufriendo un avance constante y rapidísimo. Te compras un reloj deportivo, de esos que te indican hasta cuando te paras a atarte los cordones de las zapatillas, y a los tres meses viene tu amigo y te dice que se ha comprado el nuevo modelo. Ordenadores de cinco años que ya van “lentos”. ¡Y qué decir de los teléfonos móviles! Si te dura dos años puedes darte por satisfecho.

Hoy en día no concebimos la vida sin aparatos informáticos y sin varios electrodomésticos a nuestro servicio. Tenemos el ordenador, la tablet y el móvil interconectados entre sí, un robot para cocinar y otro para limpiar el suelo, un lavavajillas para fregar los platos… Nos hemos acostumbrado a vivir con ellos porque nos facilitan la vida y nos ahorran tiempo. Tiempo que podemos utilizar para hacer otras cosas. Sin embargo, vivimos en la sociedad de “no tengo tiempo”. Hay tiempo para todo, sólo es cuestión de prioridades. Después de pensar en todo esto, ¿te has parado a pensar cuánto tiempo al día le dedicas a tus hij@s?

Para poder tener tiempo para dedicarle a tus hij@s te sugiero estas cuatro reglas que yo mismo sigo y me funcionan a la perfección. Con ellas vas a aprovechar tu tiempo al máximo, conseguirás reducir esfuerzos, potenciarás tu productividad, y lo más importante, “tendrás” tiempo para dedicarlo a quien más te importa. ¿Te atreves?

1.- Marca prioridades. El día tiene 24 horas para todo el mundo. Tenemos o queremos hacer muchas cosas relacionadas con nuestros trabajo o nuestro ocio y nos olvidamos de nuestra familia. Para que esto no pase márcate las prioridades que hay en tu vida, sólo cinco, y ordénalas de la más importante a la menos. Esto no significa que estas prioridades sean y tengan ese orden para siempre, dependerán de la etapa de tu vida, de cuáles son tus intereses y de las circunstancias que te rodean. Piensa en ellas y ordénalas conforme te dicte el corazón. Eso sí, espero que tus hij@s estén entre las dos primeras. Por ejemplo: hijos, trabajo, deporte…

2.- Organiza la semana. Resérvate unos 20 minutos como mínimo el domingo por la tarde para tener claro cómo se va a desarrollar tu semana: reuniones, curso, partido, cine… y plásmalo en tu agenda. De este modo podrás visualizar y ser consciente de las casillas que tienes ocupadas y del resto que tienes libres. Es importante que tengas claro las prioridades que has elegido en la regla 1, ya que algunas actividades tienen su lugar inamovible dentro de la semana. Por ejemplo: si el lunes por la tarde llevas a tu hija a la academia, sabes que durante ese periodo de tiempo no existes para nadie más, sólo para ella.

3.- Establece lo más importante de cada día. Al levantarte por la mañana piensa en las tres cosas más importantes que tienes que hacer ese día y escríbelas en un papel. Una debe ser profesional, otra personal y la otra, y más importante, familiar. Piensa también cuál será el momento idóneo durante el día para llevarlas a cabo teniendo en cuenta la regla 2.  Por ejemplo: acabar de pasar unos informes sólo llegar al trabajo, ir a la piscina a mediodía y llevar a mi hijo a comprarse las zapatillas nuevas que quiere al salir del colegio. Conforme vayas haciendo las tres tareas te sentirás más liberado y al mismo tiempo tendrás la sensación de que ha sido un día completo. ¿Y por qué no? Date un pequeño premio por haberlo conseguido.

4.- Renuncia. Si se te plantean nuevos retos piensa que no eres un superhombre, que aunque piensas que llegas a todo, no dejas de ser humano. Si tienes claro las reglas anteriores deberás renunciar a ese curso de informática online, a ese partido de padel todos los jueves o a coger más pedidos de los que puedes preparar en tu trabajo. En este caso, renunciar no significa que no lo vayas a hacer nunca, sino que lo pospones para otro momento de tu vida. Si profundizamos más, a veces tendrás que renunciar a la prioridad que ocupa tu cuarto lugar (acudir a una charla educativa) porque tu prioridad número uno necesita de tu tiempo (ayudar a tu hijo con los deberes).

“No es que no tengamos tiempo, sino que perdemos mucho”

Sèneca

Personalmente, me gustaría que mi hija me recordara por el tiempo que he pasado con ella, por compartir los buenos momentos, por apoyarnos en los malos, y por estar a su lado en cada momento importante de su vida. En definitiva, por ser su padre, ese que no cambiaría por nada del mundo.

Recuerda que estos aprendizajes de vida son para que mejores y crezcas como persona. Pero no olvides el valor de transmitirlo a tus hij@s porque son las personas que más te importan y debes prepararlas, ya no para el futuro, sino para el presente.

Maestro de Educación Primaria y Educación Física.

Suscríbete a nuestro Boletín

y llévate Gratis las “10 Ideas para Conectar” con aquellos que están a tu alrededor.





En nuestro boletín newsletters avisamos a nuestros suscriptores de nuevos contenidos, cursos y eventos. Prometemos no ser pesados ni hacer spam. Además para suscribirte deberás re-confirmar tu suscripción mediante un enlace que te llegará al email facilitado. Gracias.