Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

Trucos para poner Normas y Límites a los Niños

¿Las normas están para cumplirlas o para saltárselas? Llega a acuerdos con tus hijos para que no se conviertan en salvajes, ni tu casa en una jungla.

Como padre y como maestro, todos los días me encuentro con situaciones que me llaman la atención, tanto para bien como para mal. A veces algún alumno tiene un comportamiento que me sorprende y me hace pensar si en su casa nunca le han dicho que eso no se hace así. Otras veces me encuentro con actitudes que se notan que están trabajadas desde casa. Por ese motivo, considero que las normas son importantes tanto en casa como en la escuela.

¿Por qué son necesarias las normas?

Las normas son necesarias para convivir con los demás, y es en casa donde deben empezarse a cumplir teniendo continuidad en la escuela. Es más, creo que debería haber una coordinación y cooperación entre estos dos lugares, ya que es donde los niños y niñas pasan la mayor parte de su infancia. Te recomiendo que leas el artículo sobre el famoso “Decálogo para formar a un delincuente” de Emilio Calatayud.

¿Qué se consigue con las normas?

  • Se gana en seguridad.
  • Se aprende a decidir entre lo que está bien y lo que está mal.
  • Se aprende a cumplirlas fuera de casa, en la sociedad.
  • Se consigue respetar y tolerar a sí mismos, y a los demás.

¿Cómo deben ser las normas?

  • Consensuadas con nuestros hij@s, dando alternativas en caso necesario.
  • Coherentes con la edad y con sus necesidades.
  • Breves, claras y concisas para que las entiendan.
  • Positivas, evitando la palabra NO.
  • Con sus consecuencias negativas por no cumplirlas o positivas por cumplirlas.

¿Cómo llego a un acuerdo con mis hij@s para decidirlas?

A continuación, te presento unos ejemplos de normas de varios tipos que puedes enseñarles a tus hij@s desde el primer día. Aunque te de pereza respetar alguna en algún momento,  te aconsejo que no te las saltes nunca porque la rutina se convierte en hábito y el hábito en poder.

  1. Antes de salir de casa preocúpate de que tu hij@ vaya bien vestido y lleve la ropa limpia. No te olvides del aseo personal: cara limpia, peinado y con las uñas cortadas. Y los más importante, que lleve una sonrisa en la cara.
  2. Deja que sea tu hij@ el que se prepare la mochila del colegio y se guarde el almuerzo. Debe ganar en autonomía y en responsabilidad.
  3. Alterna el tipo de almuerzo que le pones (bocadillo, rosquilletas, yogures, fruta…) y evita la bollería y los zumos porque contienen mucho azúcar. Piensa también en la cantidad, ponle la necesaria y que no le sobre. La comida no se tira a la papelera. Si por el motivo que sea le sobra algo del almuerzo, debe guardarlo en su fiambrera para otro momento.
  4. En cuanto a hábitos en casa, acompáñalo a lavarse las manos antes de comer y a cepillarse los dientes cuando termine. Del mismo modo, se debe lavar las manos después de ir al baño y dejar la ropa sucia dentro de la cesta.
  5. Tu hij@ puede perfectamente preparar y recoger la mesa. A veces queremos hacérselo todo porque creemos que son pequeños o porque queremos cuidarlos, pero lo que realmente estamos haciendo es conviertiéndolos en acomodados o dependientes.
  6. La hora de comer o de cenar es un buen momento para hablar entre los miembros de la familia. Evita encender la televisión cuando estéis sentados en la mesa y conversad sobre cómo ha ido el día, que haréis por la tarde, que película queréis ir a ver al cine… Espera a que todos acaben de comer para levartarte de la mesa, o pide permiso para hacerlo.
  7. Las generaciones actuales se caracterizan por tener demasiados juguetes, más de los que necesitan. Por una parte te invito a comprar y gestionar los juguetes adecuados. Por otra, enséñale a recoger unos juguetes antes de sacar otros y a dejarlo todo recogido y ordenado cuando se acabe de jugar.
  8. No dejes que salte encima del sofá o de la cama. Explícale que las cosas hay que cuidarlas y que si saltan lo pueden romper y además, puede caerse y hacerse daño.
  9. Selecciona los programas de televisión que ve, las canciones que escucha y las páginas web que frecuenta. Los niños tiene muy fácil acceso a cualquier contenido que no es apropiado para su edad. Así que establece con ell@s  lo que se puede y lo que no se puede.
  10. Utiliza las dos palabras mágicas con tu hij@ para que también las utilice con los demás. Si pides las cosas “por favor” demuestras respeto hacia la persona a la que le pides algo. Si das las “gracias” valoras lo que hacen por ti.

Como puedes comprobar se trata de simples acuerdos que seguro ya sabías pero, ¿hace falta que te los digan? Pues a veces sí. Un recordatorio sobre lo que se debe y lo que no se debe hacer siempre viene bien. Piensa que tus hij@s copiarán lo que tu hagas o digas, así que enséñales a ser personas autónomas, responsables y educadas.

Recuerda que estos aprendizajes de vida son para que mejores y crezcas como persona. Pero no olvides el valor de transmitirlo a tus hij@s porque son las personas que más te importan y debes prepararlas, ya no para el futuro, sino para el presente.

Maestro de Educación Primaria y Educación Física.

Suscríbete a nuestro Boletín

y llévate Gratis las “10 Ideas para Conectar” con aquellos que están a tu alrededor.





En nuestro boletín newsletters avisamos a nuestros suscriptores de nuevos contenidos, cursos y eventos. Prometemos no ser pesados ni hacer spam. Además para suscribirte deberás re-confirmar tu suscripción mediante un enlace que te llegará al email facilitado. Gracias.