Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

Cómo Controlar y Evitar las Compras Compulsivas

controlar-compras-compulsivas

¿Eres comprador o compradora compulsiva y no sabes qué puedes hacer para evitarlo?

La Oniomanía es el trastorno de los compradores compulsivos y si no lo controlamos puede llegar a controlar nuestra vida. Es importante detectar y reconocer el problema lo antes posible.

En este artículo te ayudamos a reconocer los síntomas y cómo terminar con las compras compulsivas.

La sociedad en la que vivimos nos crea una necesidad para poder cubrirla con sus productos desarrollando una adicción al consumismo. La televisión, la radio, la prensa, Internet… nos bombardean constantemente de publicidad. Compra, compra y compra. Hacen que tengas la necesidad de comprar su producto aunque no te haga falta. Y encima, tenemos que aguantar que los anuncios en el descanso de un partido de fútbol sean de coches y maquinillas de afeitar; y que los anuncios de la tarde después de comer sean productos de belleza o del hogar.

Nos crean una necesidad para poder cubrirla con sus productos, un impulso para comprar, una adicción al consumismo. ¿Te suena lo de… Hazte cliente vip o cliente premium y gozarás de numerosos beneficios?

Además, las personas queremos sobresalir por encima del resto. Queremos tener todos estos productos para, supuestamente, tener una mejor calidad de vida, creyendo que cuanto más tenemos mejor vistos estamos por los demás. Tienes en tu armario ropa que hace años que no te pones. Tienes almacenado en tu móvil casi 1.000 fotos que no vas a ver y vas a acabar borrando. O te has comprado un máscara de buceo porque es la moda del verano cuando ni siquiera te gusta meter la cabeza debajo del agua. Tenemos tanto de todo y tan fácil de adquirir que cuando llega el momento de disfrutarlo ya no le damos el valor que tiene.

Si a los adultos nos pasa, imaginaos con vuestros hij@s. Por la vista y por los oídos les entran todo tipo de juguetes, utensilios y aparatos de una forma indiscriminada. Y no digo nada en la campaña navideña, que en el mes de octubre ya están anunciando juguetes. Estás viendo la televisión con tu hija y hacen más minutos de anuncios de juguetes que de dibujos animados. Y ella diciendo a cada anuncio: “me lo pido”, “y eso también me lo pido para casa de los abuelos”, “y eso para casa de los tíos”. Si anotáramos todo lo que se quieren pedir, los Reyes Magos necesitarían seis camellos en vez de tres.

Ya es hora de que nos plantemos y aprendamos a decir NO a esos impulsos de satisfacer todos nuestros caprichos y los de nuestros hij@s. Si estás con ellos en el supermercado cómprales sólo una cosa. Si vas a la feria, acuerda con ellos a cuantas atracciones van a poder subir. O si tienen una excursión a final de curso, enséñales a conseguir y a ahorrar el dinero necesario para poder pagársela. Con estos pequeños ejemplos vamos a conseguir educar a nuestros hij@s para que cuando sean adultos eviten gastos innecesarios y valoren el coste de todo lo que tienen. ¿Qué les sucede cuando en su cumpleaños les regalan muchísimos regalos?

Quiero que hagas un ejercicio mental y que pienses en todas las cosas que tienes en casa: las que usas a diario, las que son de temporada y las que no has utilizado en el último año. Piensa en lo que te hace falta (carencias) y en lo que tienes (abundancia). Una vez lo tengas claro, tienes que alimentar un nuevo impulso en tu vida. ¿Necesitas todo lo que tienes para sobrevivir y ser feliz? Te propongo que vendas, regales, dones o tires todo aquello que no usas o no te hace falta.

Haz esto también con tus hij@s. Ayúdales a reorganizar todas sus cosas. Sacad un día todos sus juguetes al salón, clasificadlos según vuestro criterio (antigüedad, electrónica, muñecas, juegos de mesa…), pensad en los que se usan y apartad los que se repiten, los que ya no se usen o les que estén rotos. Quedaos sólo con los juguetes necesarios y ordenadlos en bolsas o cajas. El resto, aquellos que ya no queráis, los podéis vender en algún mercadillo o por Internet, los podéis regalar, los podéis donar a algún amigo con hij@s o a una ONG, o tirarlos a la basura si están rotos e inservibles.

En una de las recientes guerras, un soldado contaba una preciosa anécdota. Después de liberar una ciudad de los ocupadores, la gente empezó a salir a la calle para celebrar la victoria con los soldados que los habían liberado. Los niños, como siempre, fueron los primeros en corear a los fascinantes soldados, vestidos con sus uniformes de película made in usa y con sus impactantes armas. Tras verse invadidos por las pequeñas criaturas, los soldados empezaron a repartir entre los niños, unos caramelos y algunas chocolatinas. Este soldado que cuenta la historia le preguntó a un niño que qué quería. A lo que éste le contestó: “una ducha caliente”.

“Libérate de las cosas materiales innecesarias y agárrate con fuerza a las pequeñas cosas que realmente son necesarias y valen la pena”.

Recuerda que estos aprendizajes de vida son para que mejores y crezcas como persona. Pero no olvides el valor de transmitirlo a tus hij@s porque son las personas que más te importan y debes prepararlas, ya no para el futuro, sino para el presente.

Maestro de Educación Primaria y Educación Física.

Suscríbete a nuestro Boletín

y llévate Gratis las “10 Ideas para Conectar” con aquellos que están a tu alrededor.





En nuestro boletín newsletters avisamos a nuestros suscriptores de nuevos contenidos, cursos y eventos. Prometemos no ser pesados ni hacer spam. Además para suscribirte deberás re-confirmar tu suscripción mediante un enlace que te llegará al email facilitado. Gracias.