Saltar al contenido
Conecta con tu Hijo

Recomendaciones para Reforzar a niños con TEL

El aprendizaje del lenguaje está estrechamente relacionado con el proceso madurativo de cada niño/a pudiendo presentarse un trastorno específico del lenguaje (TEL).

Uno de los principales debates con los que me encuentro en la escuela es si los alumnos deben pasar a 1º de Ed. Primaria sabiendo leer y escribir. La mayoría de los maestros/as están a favor de la enseñanza de la lectura y la escritura en Ed. Infantil para no favorecer la aparición de un trastorno específico del lenguaje (TEL). Hay otro bando que opina que en la etapa de Infantil hay que trabajar, al menos, el trazo y la direccionalidad. Yo soy partidario de un término medio, de respetar el nivel madurativo de cada alumno/a. ¿Por qué sesgar el aprendizaje de un niño? ¿O por qué exigirle algo si no está preparado?

Lógicamente este proceso de lectura y escritura está relacionado con el aprendizaje del lenguaje. Y en este aspecto puede aparecer un retraso del lenguaje que afecta a todas las áreas del lenguaje (fonética-fonología, semántica-léxica y pragmática) o un trastorno del lenguaje cuando se trata de un desfase de 2 años o más y el patrón no corresponde a ninguna etapa evolutiva.

Conozco a niños que en comparación con niños de su misma edad apenas hablaban y esta situación preocupaba a sus padres. Realmente no se trataba de ningún retraso ni trastorno. Estos niños eran capaces de comprender las indicaciones de los adultos y hacerse entender mediante gestos o indicaciones. Al poco estos niños empezaron a hablar y ahora “no callan”.

¿Qué significan las siglas TEL?

La siglas TEL es el acrónimo de Trastorno Específico del Lenguaje. La ASHA (American Speech-Hearing Association) lo define como: «Una dificultad con el lenguaje que no está causada por ninguna déficit evidente a nivel neurológico, sensorial, intelectual o emocional, y que puede afectar al desarrollo del vocabulario, la gramática y las habilidades de conversación

¿Cuáles son las causas de este trastorno?

Las causas del TEL se desconocen, pero las últimas investigaciones sugieren que tiene un origen genético. Isabelle Rapin (neuróloga y pediatra) y Doris A. Allen (doctora con experiencia en el campo de la Psicolingüística, la Psicología y los trastornos del lenguaje) analizaron cientos de casos clínicos entre 1987 y 1988. De sus estudios llegaron a distinguir hasta 6 subtipos de TEL y definieron una serie de características generales a todos ellos centrados en 3 grandes bloques:

  • Trastornos de la vertiente expresiva (como hablan).
  • Trastornos de comprensión y expresión.
  • Trastorno del proceso de la información.

¿Qué indicadores aparecen en un niño/a con TEL?

  • Antes de los 12 meses:
    • No mira a los ojos, apenas balbucea y no reacciona a sonidos fuertes.
  • De los 12-18 meses:
    • Con 12 meses, no utiliza gestos (señalar las cosas o despedirse con la mano).
    • Con 18 meses, prefiere comunicarse con gestos, en vez de vocalizar.
    • No atiende o reacciona cuando se le dice NO.
    • Habla mucho pero no se le entiende.
  • A los 24 meses:
    • Tiene un vocabulario inferior a 50 palabras y no es capaz de formar frases de dos palabras (coche verde).
    • Imita el habla pero no construye palabras o frases.
    • Sólo utiliza el lenguaje oral para comunicar sus necesidades inmediatas.
    • Cuesta entenderlo en relación con niños su edad.
    • No puede seguir instrucciones simples.

¿Qué puedo hacer para ayudar a mi hijo/a con TEL?

Como padres que nos preocupamos por nuestros hij@s, si tenemos alguna sospecha de retraso o trastorno de lenguaje, lo aconsejable es que visites al logopeda del centro educativo o a un neuropsicólogo. Es importante realizar un diagnóstico temprano, a ser posible antes de los dos años de edad) para realizar una adecuada intervención y que los problemas no empeoren.

Puedes seguir estas recomendaciones pedagógicas para trabajar desde casa el trastorno del lenguaje:

  • Hablar despacio con una buena pronunciación, utilizando gestos naturales y pidiendo que te miren a los ojos.
  • Utilizar frases simples pero correctas evitando enunciados interrumpidos o desordenados.
  • Adecuar la dificultad de los mensajes a su nivel.
  • Repetir, si es necesario, o decir lo mismo pero de otra manera.
  • Formular preguntas alternativas para favorecer la comprensión.
  • Atender y escuchar antes de hablar, respetando el turno de palabra.
  • Tener paciencia y no responder por él/ella.
  • Adoptar una actitud positiva, animándole y felicitándole de sus progresos.

No es la única barrera con la que se pueden encontrar nuestros alumn@s y hij@s en su infancia y en su proceso de aprendizaje. Además del trastorno específico del lenguaje también encontramos niñ@s con Síndrome de Asperger o con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDHA) o dificultades de aprendizaje. Pero no te alarmes. Todas las personas, y digo todas, tiene además de sus barreras, sus fortalezas.

Si quieres saber más, hay múltiple páginas web con información sobre el Trastorno Específico del Lenguaje. Te aconsejo que visites la Asociación Española de Logopedia, Foniatría y Audiología (AELFA) o el Instituto Nacional de la Sordera y Otros Trastornos de la Comunicación (NIDCD, por sus siglas en inglés). Incluso puedes descargarte aplicaciones que ayudan a trabajar las dificultades de este trastorno en la web de Educación3.0.

Suscríbete a nuestro Boletín

y llévate Gratis las «10 Ideas para Conectar» con aquellos que están a tu alrededor.





En nuestro boletín newsletters avisamos a nuestros suscriptores de nuevos contenidos, cursos y eventos. Prometemos no ser pesados ni hacer spam. Además para suscribirte deberás re-confirmar tu suscripción mediante un enlace que te llegará al email facilitado. Gracias.