Casi todo lo que hemos aprendido sobre el dinero se lo debemos a nuestros padres. Por ese motivo, nos desempeñamos laboral y financieramente de acuerdo con esquemas que perpetúan patrones de conducta casi siempre perjudiciales en términos monetarios. Los padres pobres aconsejan a sus hijos que se apliquen y estudien, pero, por lo general, la escuela no prepara para lidiar con los asuntos relacionados con el dinero.

Para superar una mentalidad de pobre, este libro derriba mitos y falsas creencias sobre el mundo financiero, y nos ayuda a descubrir el genio económico que llevamos dentro y a pensar en el dinero como lo hacen los ricos.